Saltar al contenido

Mejor blog de moda femenina en España de 2019

femenina club Soy Marina y me encanta encontrar ofertas de moda, pero también probar productos cosméticos, de belleza y dietética. Todo lo que me haga sentir mejor conmigo misma. Decidí abrir este blog para dar mi opinión honesta de lo que pruebo.
Opinión actualizada abril, 2019

Después de ocho años haciendo de personal shopper para cientos de personas (o puede que miles, ya he perdido la cuenta), he podido ver lo fácil que es que una mujer mejore en cuanto a sus compras, su imagen y sus conocimientos respecto a la moda.

A esto ha contribuido la existencia de cada vez más blogs femeninos de España.

Mis consejos sobre moda

Teniendo eso en cuenta, voy a compartir mis mejores consejos estilísticos para desatascar tu estilo y que puedas sentirte más como la mujer segura de sí misma, espléndida y profesional que eres.

Porque un blog de moda femenina es una manera fantástica de sacarle el máximo provecho a tu estilo.

  1. Encuentra tu estilo

La próxima vez que admires la imagen de otra persona (o te sientas celosa de su magnífico aspecto), hazte esta pregunta: ¿por qué me gusta?, ¿qué es lo que tiene que me gustaría sentir?

  • ¿Es el toque deportivo de su ropa casual?
  • ¿Es lo sofisticada que parece?
  • ¿Es su aspecto general de chica guay?
  • ¿Es su aspecto cómodo y perfectamente combinado?
  • ¿Su presencia potente logra captar tu atención?

Imita ese estilo personal que tanto te gusta siendo una antropóloga. Así que analiza en lugar de juzgar para que puedas tomar prestados los matices de la imagen de esa otra persona.

Por supuesto, también puedes investigar cualquier blog sobre moda femenina que pueda hablar de esa persona.

blog de moda femenina

La complejidad de todo esto se encuentra en combinar correctamente estilos completos en vez de limitarte a valorar una cosa o un detalle específico. Es decir, vas a capturar toda la sensación que transmite una estética de forma general.

Así que imaginemos que quieres sentirte más (inserta un adjetivo) y (otra sensación). A menudo ves a otras mujeres que reflejan esas características en su vestuario, o te encuentras imágenes en blogs femeninos de España u otros países, y es algo que admiras.

Estas mujeres captan tu atención porque se visten de manera auténtica. Para ellas, se trata de una sensación interna que manifiestan a través de sus elecciones de ropa. Se visten para expresar esa parte de sí mismas.

Por ejemplo, el atractivo del escote de Kim Kardashian es toda una declaración de lo que es sexy en una mujer, como también lo son los pantalones vaqueros y los tacones negros de aguja que a veces lleva Meghan Markle.

Otro ejemplo serían las botas militares y el vestido con estampado de leopardo con los que se ha visto a Margot Robbie. ¿Cuáles son los elementos en los que se basa cada versión de estas mujeres?

Ponlo en práctica: echa un vistazo a fotos de las mujeres cuyo estilo admiras (por ejemplo, en algún blog de moda femenina) y de las que puedas tomar prestadas ideas.

¿Cuál es el toque sexy / femenino con el que más te sientes identificada? ¿Cómo puedes aplicar en ti misma ese estilo?

  1. Averigua por qué te gusta algo para así ponerte lo que quieras

Las personas que tienen estilos increíbles están en armonía con sus gustos y son capaces de elegir la ropa sin esfuerzo basándose en ellos. Es decir, eligen la ropa según lo que les sienta bien.

Al mejorar tu comprensión sobre por qué te gusta una prenda, lo tendrás más fácil para acertar a la hora de elegir la ropa que combine bien. Por eso es importante que busques información en sitios como un blog sobre moda femenina.

¿Alguna vez te has oído decir algo como “vaya camisa más mona”, “esos pantalones son chulos”, “esa camisa es rara” o “quiero esos zapatos”?

La próxima vez que te guste o que no te guste una prenda (de las tuyas, de amigas, de una tienda, de un blog de moda femenina, etc.), toma nota del motivo.

Cuando una prenda nos atrae o nos provoca repulsión, esa sensación se basa en ciertos detalles. Tanto si se trata del color, de los pliegues, del tejido o de la forma en que se mueve, es tu trabajo entender por qué te encanta o por qué la odias.

A medida que empieces a prestar atención a por qué te gusta algo, empezarás a descubrir patrones sobre tus preferencias de estilo.

Estos patrones son información valiosa para poder vestirte de forma más inteligente. Nuestra consciencia sobre por qué nos atrae algo es una herramienta para tener más de eso en nuestras vidas.

Ponlo en práctica: una vez que hayas anotado tus preferencias, ve a una tienda y examínala hasta que encuentres prendas que reflejen tus detalles favoritos.

Luego, pruébatelas. También puedes buscar blogs femeninos de España para encontrar prendas similares que puedas comprar en las tiendas.

  1. Ponte todas tus prendas al menos una vez

Seamos sinceras: tienes un montón de basura que nunca te pones pero te niegas a librarte de ella.

Olvida a Marie Kondo (al menos en lo referente a tu armario). Sigue mi regla del “póntelo una vez” para solucionar el desbarajuste de tu armario sin gastar más dinero o tiempo en tu vestuario.

armario femenino

Ponerte cada una de las prendas que tengas te proporciona una de dos cosas posibles: una mayor necesidad de ponértela o una sensación clara de que tienes que deshacerte de ella.

Si tienes dudas sobre si tienes que tirar algo, entonces vuelve a ponértelo. Al final del día, tendrás una idea clara sobre si quieres o no quedarte con esa prenda. Y una vez que hayas tomado tu decisión, comprométete con ella.

Ponlo en práctica: cada día, ponte algo que aún no hayas llevado en el conjunto de ese día. Haz esto rotando constantemente las prendas hasta que te hayas puesto todo al menos una vez.

  1. Ármate con unos conocimientos básicos

“Aprende las normas como un profesional para que puedas romperlas como un artista” — PABLO PICASSO

Como ocurre cuando aprendes a cocinar, el estilo personal se desarrolla al máximo cuando se combina la creatividad con la competencia. Debes aprender a manejar el cuchillo antes de avanzar en las artes culinarias.

A veces esto puede surgir de forma natural, pero a menudo es la culminación de la expresión personal y el esfuerzo a lo largo de los años. Así que mejora tus aptitudes y tendrás más libertad para jugar:

  • Sigue a expertos que compartan sus conocimientos en fuentes como revistas o tu blog sobre moda femenina favorito.
  • Aprende sobre la ciencia de la moda y aplica esas enseñanzas.
  • Te prometo que, en cuanto acumules más conocimientos, te sentirás más segura a la hora de tomar decisiones sofisticadas.
  • Finalmente, te parecerá más sencillo explorar tu creatividad y ampliar tus horizontes.

Ponlo en práctica: contrata a un experto. Asiste a clases. Lee algún blog de moda femenina.

Pasa a la acción usando lo que ya sepas.

  1. Averigua y acepta la forma de tu cuerpo

Tu cuerpo es el accesorio de moda definitivo, y tú eres tu propio lienzo. Cuando tienes problemas para entender cómo vestir tu figura, tu creatividad se ve obstaculizada y/o se ponen de manifiesto sus inseguridades. Eso hará que te sientas frustrada y con opciones más limitadas.

Averiguar la forma de tu cuerpo no consiste en:

  • Centrarte en lo negativo.
  • Buscar los defectos que te impiden tener un mejor aspecto.
  • Esforzarte en tener un aspecto según el ideal de otra persona.

Por contra, entender la forma de tu cuerpo consiste en:

  • Aprender de forma correcta cuáles son tus proporciones.
  • Entender cómo se traslada tu figura al diseño de la ropa.
  • Dar un paso de cara a realizar compras más inteligentes y acabar con la frustración que te producen dichas compras.

Tu cuerpo es como es, y seguirá cambiando a medida que te haces mayor. Aprender a amar lo que tienes y a trabajar con ello es uno de tus mayores recursos. Las mujeres que saben qué les queda mejor a sus cuerpos entienden cómo hacer que la ropa les quede bien.

  1. Trabaja más tu pelo

Cuando el cuidado de tu pelo pasa a ser algo secundario, estás perjudicando a la imagen de ti misma que quieres tener.

Piensa en un hombre bien vestido que no se cuida la barba o que no se cepilla los dientes antes de una cita. O imagina una celebridad en la alfombra roja con el pelo que tiene justo después de hacer ejercicio. Seguirían siendo ellos mismos, pero más bien una representación falsa y fuera de lugar.

mujeres sin vestir

Esto no quiere decir que tengas que arreglarte el pelo todos los días. Sin embargo, una coleta puede ser elegante y sofisticada, o bien una solución rápida al pelo que tienes nada más levantarte.

La única diferencia está en el esfuerzo adicional que dedicamos a crear una u otra.

Ponlo en práctica: encuentra unos pocos cambios en tu estilo de vida que te permitan tener un pelo cuidado, y llévalos a cabo de forma regular.

En Internet podrás encontrar multitud de tutoriales para el cuidado del pelo, incluyendo blogs femeninos de España que te expliquen lo que está de moda en este país.

Seguro que encontrarás un estilo de pelo sencillo que diga “me lo he peinado así” en vez de “andaba corta de tiempo”.

  1. Añade un nuevo toque neutral

Para la mayoría, los colores neutros significan negro o blanco, gris o azul marino. Pero si te intimida el tema de los colores y/o estás cansada de tu estilo, puedes plantearte incorporar tonos neutros alternativos.

ropa oscura femenina

Hay tonos de marrón borgoña, verde, crema, rojo y beis que también se pueden llevar como colores neutros.

ropa neutral

Ponlo en práctica: la próxima vez que te plantees comprar alguna prenda en alguno de tus colores neutros habituales, prueba uno que normalmente no te resulte atractivo.

Antes de acudir a la tienda, puedes buscar la inspiración en un blog sobre moda femenina.

  1. Ponte cosas que te parezcan “excesivas”

Cuando hago personal shopping con clientas nuevas (incluso las más elegantes), suelo oír cosas como las siguientes:

  • “No sé cómo podré ponerme eso”.
  • “No puedo quitármelo”.
  • “Me encanta, pero la gente va a pensar que parezco (inserta un adjetivo extremo)”.

Da miedo salirnos de nuestra zona de confort, pero quiero que sepas que está bien hacerse notar. En vez de intentar pasar desapercibida de manera desesperada, recuerda que la gente va a juzgarte de todos modos. Por lo tanto, lo mejor es que te sientas bien contigo misma.

Prueba cualquier cosa nueva que nunca te pondrías. Amplía tus horizontes más allá de lo típico. Busca inspiración yendo de tiendas o investigando en un blog de moda femenina.

cliente a la moda

Puede ser algo como un nuevo tono de barra de labios o unos zapatos de aspecto extravagante. O puede que unos pantalones harem, o joyas doradas que resulten llamativas.

Cuanto más te salgas de tu estilo habitual, menos tendrás esa sensación de “no puedo ponerme eso”. De esta forma, las pruebas que hagas te permitirán ampliar tu estilo y sentirte satisfecha con él.

Ponlo en práctica: ponte cosas que te abrumen un poco una y otra vez. Antes de que te des cuenta, estarás luciendo un tutú por el centro de tu ciudad.

  1. Añade una tercera prenda para combinar

Uno de mis consejos de estilo favoritos consiste en añadir una tercera prenda. Se trata de un elemento adicional que aporta algo más a tu atuendo.

Este consejo complementa al número 3 porque te ayuda a rotar tu armario de manera que lleves sólo lo que te encanta a la vez que pruebas todas las cosas que rara vez te pones.

Imagina que tu estilo característico se compone de prendas (tu camisa favorita, tus vaqueros preferidos, los zapatos que más te gustan, etc.) con las que te sientes segura.

mujer bien vestida

Sin embargo, estás indecisa sobre algún elemento (otros zapatos, una diadema, un nuevo sujetador, lo que sea). Pues bien, incorpóralo a tu vestuario y pruébalo de día y de noche.

Por ejemplo, supón que tienes dos bolsos: uno sencillo y negro que llevas a menudo, y otro grande con flores estampadas que no te atreves a llevar.

Pues bien, puedes probar a ponerte el bolso de flores a modo de “tercer elemento” que añada profundidad y carácter visual a tu vestimenta.

Ésta es una forma más segura de experimentar, porque el resto de tu atuendo será una opción con la que te sientas segura.

Ponlo en práctica: ponte cualquier prenda con la que no te sientas segura junto con una vestimenta con la que sí estés segura.

Te darás cuenta de que te encanta o bien tendrás ganas de librarte de ella. En cualquier caso, siempre saldrás ganando.

  1. Lleva accesorios de colores vivos

Incorporar colores suele ser un desafío para cualquiera que tenga la costumbre de llevar colores neutros.

Sin embargo, experimentar con los colores vivos mediante tus accesorios es una manera sencilla de llevar puestos más colores y de encontrar lo que te encanta.

Puedes hacer esto con casi cualquier cosa: un bolso, unos zapatos o unos pendientes de colores vivos. Podría ser una bufanda o una horquilla.

accesorios de colores

Te quedará bien porque casi todos los colores vivos combinan bien con los neutros, lo que descarta cualquier escepticismo sobre cómo combinar esos elementos. Además, si consultas blogs femeninos de España, podrás encontrar accesorios de colores vivos que estén disponibles en las tiendas.

Ponlo en práctica ahora: prendas de colores neutros + accesorios de colores vivos = estilo colorido.

  1. Pasa a la acción, haz algo

Tu mejor opción es probar a hacer cosas hasta que deje de parecer que estás probando. En mi caso, no nací siendo sofisticada. Siempre he valorado la estética y el diseño, pero no sabía cómo vestirme o mejorar mi propia belleza.

Así que aprendí, probé cosas y con el tiempo fui capaz de transformar mi aspecto en lo que soñé que podría llegar a ser. Yo misma, pero mejorada.

Las personas más exitosas del mundo pasan a la acción hasta obtener los resultados deseados. Si no, delegan en un experto para poder centrar su tiempo en lo que se les da mejor.

Pues es lo mismo cuando creas una nueva imagen personal. Debes probar para obtener resultados distintos. Y luego, probar de nuevo. Para inspirarte en tus pruebas, puedes consular algún blog sobre moda femenina.

En algún momento dejarás de estar aprendiendo o haciendo pruebas. Simplemente estarás viviendo tu vida más elegante, sexy, cómoda y mejor vestida.